01
noviembre

El verde oscuro casi negro del aire en Granada

Leía el otro día que el grupo municipal del PSOE denunciaba que Granada lidera el ránking de las ciudades más contaminadas de España, información de la que se hacían eco algunos medios como Ideal, Granada Hoy o Granada Digital. Pero he ahí, que no acabando de acostumbrarme al periodismo de declaraciones al que estamos sometidos, la curiosidad me provocó bucear en los datos en base a los cuales está construida esta afirmación. ¿Es realmente esta afirmación cierta? ¿Hay fuentes verificables? ¿Qué indicadores se utilizan para llegar a esta conclusión?

Y buceando como lo hice, en un mar de datos bastante incomprensible, y a pecho descubierto, reconozco que casi me ahogo. Pero ojalá las fuentes informativas en otros dominios de mis investigaciones fueran tan completas y abundantes como en este en este campo, aunque a veces tan excesivamente técnicas que exigen una gran dedicación para gestionarlas. Por tanto, no nos quejaremos en esta ocasión de repositorios ni de recursos, sino que más bien los pondremos como ejemplo, frente a otras realidades en las que obtener información es como hacer una gymkana periodística.

Existe una gran variedad de fuentes estadísticas pra analizar la calidad del aire que respiramos

Tres son los organismos a los que recurrí para responder el interrogante del nivel de contaminación del aire en Granada: A nivel europeo el proyecto AirBase (The European Air Quality Database), perteneciente a la Agencia Europea del Medio Ambiente; a nivel mundial, la base de datos ‘Outdoor air pollution in cities’ de la OMS (Organización de las Naciones Unidas); y a nivel andaluz el Portal de la Calidad del Aire de la Consejería de Medio Ambiente y de la Ordenacion del Territorio. El Ministerio de Medio Ambiente suele remitir a las webs de las diferentes Consejerías de Medio Ambiente para la consulta de datos actualizados, aunque todos los años publica el Informe de la Evaluación de la Calidad del Aire en España que contiene enlaces estadísticos de gran valor.

¿Y el Ayuntamiento de Granada? Pues como si con él no fuera la cosa, no ofrece información alguna sobre los niveles de contaminación en la ciudad, cuyos responsables habrán pensado que ya hay bastante entidades trabajando en ello, demostrando, al menos aparentemente, que la calidad del aire no es un asunto de transcendencia municipal.

Las partículas en suspensión

Lo cierto es que hace años que se viene hablando de la mala calidad del aire en Granada, una ciudad famosa por su cielo azul, ese que luce con esplendor desde el mirador de San Nicolás, adornado con la Alhambra y Sierra Nevada al fondo; nadie diría al ver esas postales que el aire que nos rodea no es tan puro como parece… El dato de partida lo establecía la OMS, indicando que la ciudad de Granada experimenta una concentración media anual de 40 microgramos/m3 de partículas de materia PM10 (denominación técnica para las partículas con un diámetro menor a 10 micras).

Ciudades altamente industrializadas, como Madrid, Bilbao o Mataró, presentan cifras medias anuales de PM10 inferiores a Granada

La media anual de las ciudades españolas analizadas es de 30 microgramos/m3, y solo dos ciudades, Zaragoza y Sevilla superaban a la capital granadina, con 45 microgramos/m3. Otras localidades mucho más industrializadas, como Madrid, Bilbao o Mataró, se sitúan en valores medios inferiores.

Estos datos, de octubre de 2011, aunque puedan parecer obsoletos no han sido mejorados en los años posteriores de forma destacable, y lo único que ponen de manifiesto es la inquietante situación a la que estamos expuestos los granadinos que respiramos, que somos todos, al fin y al cabo. Todo ello, teniendo en cuenta que el R.D. 102/2011 fija como límites admisibles para dichas partículas precisamente la media anual que marca Granada de 40 microgramos/m3, no debiendo superarse más de 35 veces al año el límite de 50 microgramos/m3.



Granada aparece en los informes de la OMS como una de las ciudades con mayores medias anuales de partículas en suspensión

El área metropolitana de Granada cuenta con tres estaciones de medición ambiental, una situada en la zona Norte, otra en el Palacio de Congresos y la tercera en la Ciudad Deportiva de Diputación. Hay otra fuera de la citada área situada en el Puerto de Motril, que completa la red de vigilancia en la provincia. Desde esas estaciones se recogen los datos que nos dan información diaria y prácticamente en tiempo real de la calidad del aire en la ciudad.

Quise hacer una pequeña evaluación del aire que estamos respirando estos días en Granada y obtuve los datos del pasado lunes, 28 de octubre, relativos a cada una de las tres estaciones mencionadas. Hecha la media de los valores obtenidos en las distintas áreas (se recogen datos cada diez minutos), resulta que la zona norte presentaba una media diaria de 41 microgramos/m3 de PM10, mientras que en el Palacio de Congresos y Ciudad Deportiva las medias eran de 36,31 y 35,68, respectivamente.

En la zona norte estuvimos más de once horas a lo largo de ese día superando los valores de 40 microgramos/m3 de PM10, y más de siete horas superando los 50 microgramos/m3, el límite admisible para la salud humana.



 

Otros agentes tóxicos en el aire granadino

Pero no son las partículas en suspensión las únicas causantes de la contaminación en Granada, aunque constituyan el principal problema de la contaminación ambiental del área metropolitana. Hay otros elementos ambientales tenidos en cuenta como indicadores para evaluar la calidad del aire, como el dióxido de azufre, el ozono, el monóxido de carbono, el dióxido de nitrógeno, el benceno o el sulfuro de hidrógeno. Todos estos indicadores, junto con las partículas en suspensión, son valorados de forma ponderada para establecer el nivel de calidad del aire en una escala de cuatro calidades tipo: buena, admisible, mala y muy mala.

La zona norte es la mejor para vivir por el aire que se respira, en términos cualitativos, a pesar de tener los niveles más altos de PM10

El buen comportamiento en general de estos indicadores hace que los malos datos que suelen arrojar las partículas en suspensión sean atenuados, mejorando sensiblemente los niveles cualitativos.

Hechos los promedios correspondientes, la que mejor panorama ofrece es la zona norte de la capital, con 136 de los 243 días transcurridos hasta final de agosto de 2013 (fecha de la última publicación de datos mensuales por parte de la Consejería de Medio Ambiente) con una calidad de aire buena, habiendo sufrido solo 9 días con una calidad de aire mala. El resto, 98 días, tuvieron una calidad aceptable, teniendo en cuenta que gran parte de ellos rozaron los límites admisibles para esta calificación.

La cruz de esta estadística se sufrió en el área de la Ciudad Deportiva, con solo 11 días con buena calidad en el mismo período, y 36 con una mala calidad del aire. Pueden consultar el número de días de cada mes con distintas calidades en los siguientes gráficos (sitúate con el ratón encima de las barras para obtener los datos).



 

¿Dónde está la solución?

Parece claro que el talón de aquiles del aire granadino está en las partículas en suspensión, aunque también sean preocupantes algunos valores de monóxido de carbono y ozono, especialmente.

Lo cierto es que la mala trayectoria de la calidad del aire en distintas zonas ha provocado la intervención de diferentes administraciones para atajar el problema. El creciente compromiso desde el punto de vista de los territorios con el cambio climático ha permitido diagnosticar los problemas y promover soluciones, aunque no tanto ponerlas en práctica.

Los altos índices de emisiones de combustibles fósiles son la principal causa de los elevados índices de contaminación.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud recomienda no superar los valores medios de 20 microgramos/m3 (la mitad de la media anual granadina), teniendo en cuenta que estas partículas pueden penetrar en los pulmones y llegar al torrente sanguíneo, y causar así cardiopatías, cáncer de pulmón, asma e infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores.

Esta sería la tasa ideal, a la que deberíamos aspirar, que cumplen ciudades como Vitoria, con una población similar a la de Granada y valores de PM10 de 21 microgramos/m3.

Granada duplica la tasa de partículas en suspensión de ciudades como Vitoria, que fue designada capital verde europea

Pero para ser una ciudad verde hacen falta políticas medioambientales decididas. El Ayuntamiento de Granada no ofrece grandes respuestas en lo que debería constituir su principal herramienta de política medioambiental, la Agenda 21 local.

Más prolijo se muestra el Plan de Mejora de la Calidad del Aire en la Aglomeración de Granada y su Área Metropolitana, un informe de 232 páginas elaborado por la Dirección General de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Junta de Andalucía, en el que se articulan medidas concretas tendentes a reducir las emisiones, designando nominativamente empresas y administraciones sobre las que se debe actuar para obtener resultados efectivos en la reducción de contaminantes ambientales. No obstante, los objetivos de este informe publicado en diciembre de 2011, aún no han sido evaluados y se desconocen los niveles de cumplimiento y efectividad.

El diagnóstico está realizado y solo cabe el cumplimiento de las medidas que deben ponerse en marcha. Les ponía antes el ejemplo de Vitoria, que en 2012 obtuvo el premio de Capital Verde Europea. Obtener un galardón de este tipo supone mucho más que cumplir con unas tasas de emisiones; supone, sobre todo, experimentar el respeto al medio ambiente como una convicción política y ciudadana, a la que nos falta mucho para llegar. Quizá entonces veamos una Granada más verde.

Incho Cordero
Avatar de Incho Cordero

Incho Cordero, apasionado del periodismo de datos, al que recurro para contar historias, más allá de los fríos números y las tristes cifras. Buscando una salida a tantos datos que muchas veces no dicen nada, o tienen demasiadas interpretaciones y a las estadísticas que confunden, cuentan realidades parciales y sesgan la percepción de la realidad que nos rodea.

Comentarios en este artículo

  1. […] El aire de Granada es verde oscuro, casi negro. Es una de las conclusiones a la que ha llegado Incho Cordero en su blog ‘Granada en Datos‘ después de consultar hasta tres fuentes distintas para analizar los niveles de contaminación de la ciudad. Curioso: el Ayuntamiento de Granada no ofrece información sobre los niveles de contaminación. […]

    Granada despierta con engañosas ofertas de empleo | Granada despierta
  2. Muy buen artículo, enhorabuena!!

    Romu Benítez
  3. Muy buen artículo Incho. Te felicito porque has trabajado el tema acudiendo a las fuentes de datos, siempre ásperos y de difícil comprensión. También podrías haber acudido a Agenda 21 Local de Granada, donde estamos trabajando con estos y otros datos desde hace tiempo, intentando aportar soluciones a este importante problema urbano. Quedo a tu disposición para futuras consultas, si lo deseas, y reitero mi felicitación por el artículo.

    Jerónimo Vida
    • Gracias por sus palabras. Viniendo de un experto en la materia me parecen mucho más valiosas. He intentado recuperar datos de la Agenda 21 local, pero el problema es que se trata de un recurso al que la web del Ayuntamiento no le presta el interés que merece. Creo que hay grandes esfuerzos de profesionales como usted que no son aprovechados idóneamente por falta de una correcta estrategia de visibilización. Supongo que en el Ayuntamiento de Granada falta un buen plan de comunicación en este sentido, porque seguramente las intervenciones de la Agenda 21 son mejores que lo que su web es capaz de mostrar. De hecho la nombro en mi artículo, pero la dificultad de encontrar información ‘comprensible’ para el ciudadano invita a desistir fácilmente. En todo caso, si considera que hay datos relevantes que he dejado de mencionar correspondientes a la Agenda 21 local, hágamelo saber, para que pueda hacerme eco de ellos. Gracias!

      Incho Cordero

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *