21
marzo

Leyendo voy, leyendo vengo… ¿Qué uso dan los granadinos a su biblioteca provincial?

Habrán sabido en estos días que el alcalde de esta ciudad se ha entrevistado con Mauro Rossi, responsable de la Red de Ciudades Creativas de la Unesco, y con José Antonio de Ori, embajador adjunto de España ante la Unesco, con el fin de impulsar la candidatura de Granada como capital mundial de la poesía.

Pero… más allá de sus puestas de sol y sus atardeceres poéticos, del mito lorquiano y del título honorífico que representaría esta concesión, ¿podemos decir que Granada es una ciudad que representaría, por sus hábitos culturales, dignamente, esta distinción tan elocuente?

Valorar cuantitativamente este interrogante puede parecer algo superfluo, porque evidentemente hay demasiados elementos cualitativos que enterrarían el debate. Pero quise comprobar si, por ejemplo, Granada es una ciudad interesada por la lectura, un elemento que nos puede aportar algo de información.

La pregunta inicial es obvia: ¿Cuánto leemos los granadinos? Este es un tema que siempre genera mucha información, pero sobre el que se citan pocas fuentes. Yo, utilizando como referencia las estadísticas de uso de las bibliotecas provinciales, diré grosso modo que podemos presumir como lectores, aunque tampoco somos los mejores, en cuanto a Andalucía se refiere.

El uso de las bibliotecas languidece

Granada es la cuarta provincia de Andalucía en número de préstamos bibliotecarios
Granada obtuvo la tercera mejor cifra de asistencia a su biblioteca provincial, en relación al número de habitantes de cada capital de provincia donde se ubican las instalaciones. Los visitantes en Granada fueron del 115% de su población a 1 de enero de 2013, y fue superada en términos proporcionales por Jaén Almería, Huelva y Cádiz, en cuyas provincias son más asiduos los visitantes. No obstante, en número de préstamos por habitante somos la cuarta provincia, tras Jaén, Cádiz y Almería, que hacen más uso en términos porcentuales de servicio de préstamo.


En todo caso, es posible que estas cifras, correspondientes a una biblioteca única situada en cada capital de provincia, no sean representativas de zonas, ni incluso de barrios. No resulta fácil obtener datos a nivel municipal sobre lectores y usuarios de bibliotecas, ámbito de referencia en el que he centrado mi análisis. La web del Ayuntamiento carece de información estadística, y el único recurso disponible es el de la Red de Bibliotecas Públicas Provinciales de Andalucía, que sorprendentemente sí está bastante actualizado, con los datos de 2013 ya publicados.

Por ello, sorprende comprobar que los que menos usuarios tienen, proporcionalmente a su población, son las Bibliotecas Provinciales de Sevilla y Málaga, aunque seguramente, al ser ciudades muy grandes, verán mejoradas sus ratios a nivel de barrio. No obstante, no deja de llamar la atención que el número de visitantes en estas ciudades sea equivalente a tan solo del 43 y el 40 por ciento de su población. Mucho más destacable es el hecho de que esta proporción se reduzca a tan solo el 34% en la ciudad de Córdoba.

Granada se sitúa por encima de la media andaluza en número de visitas y de préstamos

No son por tanto malas las cifras para Granada, teniendo en cuenta que la media andaluza del número de visitantes de las Bibliotecas Públicas Provinciales de Andalucía fue equivalente al 71% de su población, y se realizaron una media de 31 préstamos por cada cien habitantes, cifras claramente superadas por la biblioteca granadina.

La wikipedia desplaza a la Espasa: Los hábitos cambian…

No obstante, para tener una visión panorámica del fenómeno, conviene echar una mirada al uso de dichos centros en los últimos doce años, de los que tenemos datos. En esta etapa, los granadinos hemos reducido en un 33% el uso físico de la biblioteca y casi en un 20% los préstamos que realizábamos en 2002. En este caso, en la tendencia bajista hemos superado claramente la media andaluza. ¿Será porque hemos cambiado la wikipedia que podemos consultar desde nuestro ordenador, por la Espasa de los cien tomos que teníamos que consultar en la biblioteca?



Granada ha reducido su número de visitas en la biblioteca provincial en casi cien mil usuarios en doce años

Solo dos provincias (Almería y Málaga) han aumentado el número de visitas y de préstamos bibliotecarios, y lo hicieron en términos muy significativos en esos doce años. Todas las demás redujeron su número de visitantes y de préstamos, excepto Jaén, que aumentó las visitas, pero redujo los préstamos. En términos generales, la biblioteca granadina ha reducido sus visitas en casi cien mil, y en algo más de 180.000 desde 2005, año que obtuvo su cifra récord de visitantes.

No tan brusco ha sido el descenso en préstamos, que no obstante ha experimentado una reducción de algo más de 20.000 operaciones desde 2002, pero más de 60.000 desde 2009, año en el que se llegó a realizar el mayor número de préstamos. Desde este año, Granada ha reducido un tercio su demanda de préstamos.



Más usuarias que usuarios

Que lectura y biblioteca sean palabras de género femenino no es casual probablemente, porque el número de mujeres inscritas en las bibliotecas es superior al de los hombres. Y que están más interesadas por este tipo de servicios es algo que se puede confirmar analizando mínimamente los datos de crecimiento de inscripciones. En Granada, durante 2013, las nuevas usuarias fueron casi el 55% del total, un 10% más que los hombres. No obstante, y en términos porcentuales, la granadina fue la tercera que más usuarios nuevos (totales) inscribió en relación al total de Andalucía en 2013, tras Cádiz y Sevilla.



En total fueron 1.021 hombres y 1.239 mujeres los que se hicieron nuevos usuarios (y usuarias) de la biblioteca durante 2013. Una cifra equivalente casi al 1% de la población total de la ciudad, a fecha de enero de 2013.

No es libro todo lo que presta… ni se produce

Más de un tercio de los préstamos bibliotecarios son documentos audiovisuales

Pero tampoco nos confundamos. Hoy a una biblioteca se va a hacer muchas cosas, además de leer libros. El auge de los contenidos multimedia y el mundo de las pantallas lo invaden todo, hasta lo que tradicionalmente era el templo del documento impreso. De hecho, como podemos comprobar, más de un tercio de los préstamos realizados en la biblioteca granadina eran documentos audiovisuales, y solo seis de cada diez préstamos eran libros en formato de papel.

Teniendo en cuenta que el índice de préstamos de libros electrónicos es insignificante (apenas el 1%), cabe concluir que se lee poco, o menos de lo que las cifras de préstamos globales dan a entender en una primera aproximación.



Visto desde otro prisma, Granada es la provincia andaluza que está a la cabeza de la producción editorial en la Comunidad, al menos en lo que a material con depósito legal se refiere. En la provincia se genera el 21,5% de toda la producción editorial andaluza, incluidos libros, por lo que uno de cada cinco editados a nivel andaluz está producido en Granada, lo que la convierte en un referente de la industria cultural. En producción literaria solo la superan Málaga y Sevilla, aunque la ventaja es testimonial.



¿Tiene que ver todo esto algo con la poesía?

A pesar de toda esta información, es difícil saber si leemos más o menos. A falta de datos oficiales, la Federación de Gremios de Editores de España concluyó en un informe de 2012 que el 37% de españoles no leía, aunque este dato carecía de desglose provincial. Por comunidades, Andalucía quedaba situada en el furgón de cola, por debajo de la media nacional, tanto en índice de lectores, como en libros comprados.

Aún así, me atrevería a decir… ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Granada, poesía eres tú.



Archivado en: , , ,
Incho Cordero
Avatar de Incho Cordero

Incho Cordero, apasionado del periodismo de datos, al que recurro para contar historias, más allá de los fríos números y las tristes cifras. Buscando una salida a tantos datos que muchas veces no dicen nada, o tienen demasiadas interpretaciones y a las estadísticas que confunden, cuentan realidades parciales y sesgan la percepción de la realidad que nos rodea.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *