25
abril

Un puerto que llama a la puerta de la economía granadina

A las muchas curiosidades, tradiciones, festejos y oportunidades turísticas en la provincia de Granada en Semana Santa, este año hemos añadido al catálogo de curiosidades un nuevo aliciente llamado ‘Nieuw Amsterdam’. Se trata del mayor crucero que haya visitado el puerto de Motril, con 285 metros de longitud, 14 plantas, 2.032 pasajeros y 861 tripulantes.

Ya conocerán, por las informaciones aparecidas en distintos medios de comunicación, las intenciones del puerto motrileño de constituirse en un punto de referencia en el ámbito crucerista, cuestión que despertó mi interés, aprovechando mi retiro costero durante Semana Santa.

Ya les hice una radiografía del aeropuerto, infraestructura básica de la provincia, y tiempo habrá de hacerla de las carreteras y vías férreas. Pero en estos días, con el ‘Nieuw Amsterdam’ de fondo, he decidido echar una mirada al puerto de Motril, ver sus cifras y analizar si es verdad todo lo que se dice de él. Y es que, desde que en 2005 se independizó de la autoridad portuaria de Almería, es uno de los pocos motivos ilusionantes para la economía granadina.

En un provincia con una de las mayores tasas de paro del país, con la economía en estado de supervivencia y olvidada históricamente por las políticas de infraestructuras, no deja de ser un milagro que algo vaya medio bien, a pesar de los muchos y diversos obstáculos que tenemos que sortear diariamente.

Los cruceros, una oportunidad de negocio para la costa tropical

Lo cierto es que el número de pasajeros que han utilizado el puerto de Motril como puerta de acceso ha crecido en los últimos años considerablemente. Esto no solo es debido a los cruceros, sino a las líneas regulares que conectan la costa de Granada con el norte de África y que constituyen una alternativa perfecta a puertos tradicionales como Almería o Málaga.

El incremento de pasajeros en el puerto de Motril ha sido del 350% en dos años

El tráfico de pasajeros ha crecido en cerca de 200.000 usuarios en dos años, al haber pasado de 75.886 en 2011 a 354.520 en 2013. Esto supone un aumento superior al 350% del tráfico de pasajeros de hace dos años. Además, el número de pasajeros en Motril ya es del 50% sobre el de Almería, puerto del que se independizó. Con todo ello, los usuarios que utilizan el puerto de Motril constituyen ya el 1,23% del total de los puertos españoles. Porcentaje aún escaso, pero significativamente superior al de hace una década.



No obstante, no debe pasar inadvertido el éxito del último año en materia de transporte de personas en el puerto de Motril, teniendo en cuenta que solo en 2013 el puerto fue utilizado por casi el 50% de todos los usuarios que lo hicieron desde 2006, un total de 736.226.

Motril incrementa en un 43,61% el número de cruceristas con respecto a 2012

Acercándonos más al fenómeno crucerístico, Motril tuvo un tráfico de 15.231 pasajeros procedentes de este tipo de viajes en 2013, un 43,61% más que en el año anterior, en el que ya recibió a 10.606 cruceristas. La cifra, evidentemente es ridícula si la comparamos con los datos de puertos como Barcelona o Palma, que superan el millón de cruceristas, pero nos ayudará a entender que la instalación motrileña está en el buen camino al compararla con los puertos de Santander, Gijón o Almería, que presentan números similares al granadino.

En todo caso, Motril se apunta a una tendencia que confirman la mayoría de puertos españoles. Tanto en 2012 como en 2013, llegó hasta Motril el mismo número de cruceros, 27, si bien trajeron casi 5.000 viajeros más en el último año. Cruceros más grandes, con más pasajeros… Solo en el ‘Nieuw Amsterdam’ viajaban casi el 15% de todos los cruceristas que arribaron a Motril en 2013 y más del 20% de los de 2012.



Los números están claros. Si damos por buenas las afirmaciones del Ministerio de Fomento, según el cual el gasto medio de un crucerista es de 50/75 euros día, la escala del ‘Nieuw Amsterdam’ en Motril habrá tenido un impacto económico que se puede evaluar entre 100.000 y 150.000 euros, una cantidad nada despreciable para la maltrecha economía granadina. Y quince mil pasajeros al año podrían conllevar un gasto de más de un millón de euros.

El tráfico de mercancías se resiente

Si el tráfico de pasajeros está al alza, el de mercancías pierde importancia con respecto a años anteriores. Quizá todo esto tenga mucho que ver con las pobres infraestructuras de carreteras y especialmente con que Motril haya quedado marginada de los planes de conexión ferroviaria con el levante.

El aislamiento al que ha quedado sometido el puerto motrileño es un factor determinante en las posibilidades de desarrollo del litoral granadino. Y así, la parte medio vacía de la botella, la del descenso del tráfico mercante, podría afectar a trabajadores relacionados con las operaciones de carga y descarga y la industria accesoria, fundamentalmente la del transporte de mercancías.

El tráfico de mercancías total en Motril en 2013 fue un 33% menor que en 2006

Las cifras son concluyentes: En 2013 Motril tuvo un tráfico general de casi un millón de TM menos que en 2006, y se situó en cifras similares a las de 2010. Desglosados los distintos parámetros, no obstante, cabe resaltar que ha perdido importancia el tráfico portuario de graneles, mientras que ha aumentado el de contenedores. Este crecimiento no ha sido proporcional, al del descenso de graneles, de ahí la descompensación de cifras.



A pesar de ello, hay que tener en cuenta que el crecimiento del tráfico de contenedores es espectacular en cifras relativas, si observamos que en 2006 el tráfico por este concepto era de casi cero absoluto. Por tanto, al igual que en el tráfico de pasajeros, compararlo con otros puertos carecería de relevancia, aunque constituyen una evolución interesante.

La pesca tampoco mejora sus cifras

La cruz de la moneda también la presenta el tráfico pesquero, que se reduce en más de un 45% con respecto a 2006. El año 2013 presenta las peores cifras de capturas en TM de la serie, tras 2010, el peor año de los ocho últimos. El sector pesquero, que sufre también las consecuencias de la crisis y los condicionantes de las políticas pesqueras, ve como año a año la actividad pesquera se resiente en la costa granadina. Aún así, sería interesante resaltar que 2012 fue el segundo mejor de la serie, por lo que las oscilaciones son importantes, y dependen mucho de la coyuntura socioeconómica.

Tendremos tiempo de analizar el comportamiento del sector pesquero en la provincia de Granada, ya que da para un artículo en un próximo Granada en Datos, que exigiría un análisis más complejo teniendo en cuenta capturas de distintos tipos, precios, y otros factores, como los paros biológicos y las condiciones impuestas en los acuerdos de la UE.



El puerto llama a la puerta de la economía granadina

Probablemente los cruceristas no vayan a ser, ni mucho menos, los nuevos Mr. Marshall de la economía granadina, eso ya lo sabemos. Pero detrás de la imagen pintoresca que puedan ofrecer los turistas de cruceros, con sus sandalias y sus llamativos sombreros, hay un pellizco económico del que se pueden beneficiar muchas familias en la costa.

Pero (siempre hay un pero)… no cabe duda de que al puerto de Motril le puede estar pasando lo que pasa en esta provincia con tantas propuestas de desarrollo. No deseo yo que la falta de infraestructuras, unida a la falta de interés de ciertos sectores influyentes, acabaran enterrando un proyecto con tantas posibilidades para convertirse en uno de los motores económicos de la provincia; pero ya sabemos cómo es esta tierra…

Incho Cordero
Avatar de Incho Cordero

Incho Cordero, apasionado del periodismo de datos, al que recurro para contar historias, más allá de los fríos números y las tristes cifras. Buscando una salida a tantos datos que muchas veces no dicen nada, o tienen demasiadas interpretaciones y a las estadísticas que confunden, cuentan realidades parciales y sesgan la percepción de la realidad que nos rodea.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *