12
septiembre

Granada tira los precios… ¿pero quizá demasiado?

Los buenos datos macroeconómicos que se obsesionan en intentar ofrecernos a nivel mediático desde la andanada política, se ven cuestionados por pequeños detalles que ensucian el blanco nuclear con el que se presenta la recuperación económica. Aún así, hay algo que la economía, esa ciencia que siempre encuentra explicación a algo que ha sucedido, pero que se muestra bastante incapaz de pronosticar lo que va a pasar, sabe hacer muy bien: Vulgarizar tecnicismos, con la consiguiente introducción de la jerga en el lenguaje popular.

Hace ya algunos meses nos familiarizamos con el concepto de ‘prima de riesgo’, y el vocablo estrella de la economía para esta próxima temporada otoño-invierno ya les avanzo que será el de deflación. Y es que ya nos han contado que no es bueno que los precios suban en exceso, pero que tampoco que bajen, al menos de forma constante, porque no ayudan a la recuperación económica, por lo que tendremos que acostumbrarnos a manejar un nuevo indicador para valorar el estado de una economía que al ciudadano no le parece que vaya tan bien como nos cuentan.

Ante el respeto que le tiene la comunidad de analistas económicos a una posible deflación (bajada continuada y generalizada de los precios de los bienes y servicios durante al menos dos semestres, según  el FMI) quise saber cómo se comporta Granada ante este fenómeno, dado que los precios de consumo son un indicador que tiene un desglose a nivel provincial muy detallado.

Granada lidera la bajada de precios a nivel nacional

En el segundo semestre de 2013 y el primero de 2014 los precios bajaron un -0,4%

A punto de que aparezca el índice de precios al consumo del mes de agosto, cuyo indicador adelantado nos pronostica un nuevo descenso a nivel general, la tendencia hasta el mes de julio es claramente descendente. A pesar de ello, si atendemos al periodo de dos semestres que establece el FMI la provincia no estaría técnicamente en deflación, ya que en el segundo semestre de 2013 el índice de precios subió un 0,2%, lo que salva el cómputo semestral pero no el interanual, dado que en los dos semestres anteriores los precios bajaron en su conjunto un -0,4%.



El tecnicismo evita por un lado discursos catastrofistas, pero por otro facilita los titulares triunfalistas. Sin ánimo de discutir a los expertos en la materia, ocurre que en muchas ocasiones las cosas no son ni blancas ni negras, sino del gris con que se difuminen. Y es que acercándonos a un análisis más detallado que el que nos ofrecen los dos últimos semestres en su conjunto, hay datos muy interesantes…

Granada es la segunda provincia con mayor descenso de precios en lo que va de año

Uno de ellos es que el pasado mes de julio Granada se situó, junto a Lugo y Cuenca, como la provincia española con el segundo mayor descenso de precios en lo que va de año tras Melilla, con un -2,0% desde enero, teniendo en cuenta que en el mismo período el descenso a nivel estatal fue de -1,2% y a nivel andaluz de -1,5%.

En los últimos diez años, la mayor desviación entre la tasa estatal y la provincial, tanto al alza como a la baja, había sido del 0,5%, mientras que este año Granada baja sus precios un 0,8% más que la media nacional.



También es destacable que en los últimos diez años, la mayor bajada anual en la provincia correspondió a 2009, donde los precios descendieron un -0,7% en todo el ejercicio. En aquel año, el descenso de precios en los primeros 7 meses del año fue del -1,3% y en el actual 2014, los precios ya han bajado un -2,0%. Vamos, por tanto, camino del año con la mayor bajada de precios en la última década en la provincia.

El vestido y el calzado se desploman

Pero hablar de subidas y bajadas de precios exige un detalle más pormenorizado de aquello que sube y baja. Para ello, merece la pena echar una mirada a las variaciones experimentadas por los distintos grupos de bienes y servicios establecidos en la clasificación homologada por la UE, denominada COICOP que utiliza el INE. En esta clasificación de bienes y servicios hay doce grandes grupos, en los que se puede desglosar la variación de precios experimentada.

Pues bien, en estos siete meses que han transcurrido del año, el mayor descenso lo ha experimentado el sector del vestido y el calzado, en el que los precios bajaron 17 puntos desde enero. El mayor aumento, por contra, lo experimentó el sector de las bebidas alcohólicas y el tabaco, con un exiguo aumento del 0,7%.



Calzado, vestido, comunicaciones y alimentación, las que más bajan sus precios

Casi todos los sectores experimentaron un descenso de precios en estos siete meses; alimentación, bebidas no alcohólicas y medicinas bajaron sus precios por encima del 1% y el sector de las comunicaciones redujo sus tarifas por encima del 4%. Sin embargo los descensos más discretos y equilibrados fueron los de vivienda, ocio y restauración, por debajo del 1%.

Pero debajo de estas grandes categorías, existen subgrupos que conviene analizar detalladamente, para ver dónde reside realmente el descenso de precios y dónde se compensan con aumentos las reducciones más drásticas. Así, entre otros datos sorprendentes,  podemos comprobar cómo la electricidad y el gas bajan un 1,7% en lo que va de año, aunque realmente experimentan un incremento de precios del 2% en la tasa anual, es decir, en los últimos 12 meses.

De igual manera llama la atención la espectacular subida de precios en el sector de hoteles y alojamientos (más del 20% en los siete últimos meses) frente al descenso de precios en bares y restaurantes. La caída más importante de precios, tras vestido y calzado la abanderan los electrodomésticos y reparaciones, así como los equipos y soportes audiovisuales, fotográficos e informáticos.



Más allá del concepto, los precios bajan

Es probable que hablar de deflación provincial no sea muy ortodoxo, teniendo en cuenta que el concepto tiene una evidente dimensión macroeconómica y su valoración se proyecta sobre áreas superiores al ámbito local. No obstante, conviene saber qué lugar ocupa Granada en el ranking de este controvertido concepto, sobre el que muchos opinan, pero pocos aclaran las consecuencias de las bajadas continuadas de precios.

Incho Cordero
Avatar de Incho Cordero

Incho Cordero, apasionado del periodismo de datos, al que recurro para contar historias, más allá de los fríos números y las tristes cifras. Buscando una salida a tantos datos que muchas veces no dicen nada, o tienen demasiadas interpretaciones y a las estadísticas que confunden, cuentan realidades parciales y sesgan la percepción de la realidad que nos rodea.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *